Tuesday, March 29, 2016

Yom Gerush - dia de la Expulsión


Marzo 28, 2016 
 
 Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

יום גירוש Yom Gerush

El 31 de Marzo se conmemora el Día de los Sefardíes.

El Edicto de expulsión de los judíos de España

Por Lic. Eliyahu BaYona y Lic.Rafael Winter (Rufo)

El 30-31 de Marzo de 1492 los reyes Fernando e Isabel la Católica emitieron el funesto Decreto que obligaba a todos los Judíos residentes en España a convertirse a la fe católica so pena de ser expulsados y todas sus pertenencias ser decomisadas.
Tan grande mal se hizo a los descendientes de Judíos Sefardíes que habitaban en España, que nunca se le ha dado la fuerza ni la atención necesaria a semejante despropósito, y es por ello que circulos Judíos en los Estados Unidos, residentes en la famosa comunidad Judía de Monsey pretenden establecer una día especial de Recordación de esta funesta fecha, considerandolo como El Día de la Expulsión, que en hebreo se traduce "Yom Gerush"; buscando con ello que cada año se considere el 31 de Marzo como una fecha para recordar por todos los Judíos y sus descendientes Sefardíes en todo el mundo, considerando la costumbre que se ha venido desarrollando cada año en la Comunidad Sefardita de Uruguay.
 
La Comunidad Israelita Sefaradí de Uruguay recuerda en el Acto del día 31 de Marzo, tal como lo viene haciendo hace muchos años, un acontecimiento infausto: el Edicto de Expulsion de los judíos de España promulgado en su momento por los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla.
Si bien la expulsión propiamente dicha la relacionamos con el día de Tisha Be Av, el decreto mencionado fue firmado ya el 31 de marzo del año 1492, en la ciudad de Granada. Según el mismo los judíos tenían un plazo máximo de cuatro meses para abandonar España: el mismo vencería alrededor del 9 del mes de Av de acuerdo al calendario hebreo.
 
"Mandamos a todos los judíos e judías de cualquier edad que sean...que fasta el fin del mes de julio...salgan de todos...nuestros reinos e señoríos con sus hijos...e familiares judíos así grandes como pequeños...e non sean osados de tornar a ellos ni estar en ellos  ... de  bibienda ni de paso...so pena que...yncurran en pena de muerte e confiscación de todos sus bienes" (pena esta extensiva a los cristianos que se "atrevieran" a esconderlos en sus casas).
 
De un plumazo se echaba por tierra casi mil doscientos años de vida judía en España. Hay historiadores que consideran que ya había judíos en la Península Ibérica en el siglo I de la era común. De seguro ya en el siglo  IV : a principios de esa centuria, el Concilio de Elvira legisla contra ellos.
 
A partir de la invasión de los pueblos bárbaros, la vida judía bajo los visigodos es relativamente aceptable hasta que, posteriormente, estos adoptan el catolicismo bajo su rey Recaredo (año 589). A partir de ese momento, comienzan las desventuras para los judíos de la Península, hasta que se produce la invasión árabe en el año 711.
 
Durante ese período, reyes visigodos católicos e Iglesia (nuevos Concilios) habían tenido casi siempre una postura abiertamente antijudía. Casos de conversión forzosa al cristianismo ya habían tenido lugar. No es de extrañar que la invasión árabe a España (711) haya sido vista con alivio por la comunidad judía.
 
Bajo dominio árabe, con el correr del tiempo, el florecimiento cultural judío fue extraordinario. Entre los siglos 10 al 12 tiene lugar lo que se conoce como la "Edad de Oro" de los judíos de España: filósofos, escritores, poetas, traductores, matemáticos, astrónomos, médicos, comentaristas de la Torá, grandes personalidades en todas las ramas del saber. Una larga lista. Nombres como Yehuda Halevi, Ibn Gabirol, Ibn Ezra (Abraham y Moshé), entre muchos otros. Y la personalidad cumbre de este período: Maimónides.
 
Todo esto favorecido por la actitud  tolerante-aun más para la época-de los gobernantes musulmanes. Por lo menos en dicho período. Pero también había una España cristiana.
 
No mucho después de la conquista árabe, la cristiandad española comienza a recuperar terreno: es lo que históricamente se conoce como la "Reconquista". Con el paso del tiempo, cada vez más y más territorio pasa a ser recuperado por los cristianos españoles.
 
Obviamente había judíos en dichos territorios. Y también una importante vida cultural judía aunque no tanto, en términos comparativos, como en los territorios de la España musulmana. En "ambas" Españas, el aporte judío fue considerable: en lo cultural, en lo social. Y hasta en lo político: hubo judíos en cargos gubernamentales que gozaron de la confianza de las máximas autoridades.
Por sobre todo, los judíos españoles, al mismo tiempo que se sentían profundamente judíos, amaban profundamente a España. Pero se vino la noche.
 
El Incitador Ferrán Martínez
En el año 1391, un sacerdote católico, Ferrán Martínez incita a las masas contra los judíos. Como consecuencia se producen las matanzas de Sevilla, que se propagan a buena parte de la España cristiana. Miles de judíos asesinados. Otra enorme cantidad que, para permanecer con vida, no tendrán otra alternativa que el bautismo: convertirse al catolicismo.
 
Aunque ya había habido conversos al catolicismo -bajo coacción- anteriormente, el fenómeno generalizado de los marranos nace aquí. A partir de las matanzas del año 1391. En dicho año cambia la historia.
 
La Infame Inquisición
Una de las consecuencias será, varias décadas después, la infame Inquisición. De origen anterior en Europa, fue establecida en España en el año 1478. El tema marranos-Inquisición tendrá mucho que ver con la expulsión del año 1492.

 
Hubo un "ensayo"previo: expulsión de judíos de Andalucía, en el año 1483. Finalmente, en 1492, el golpe de gracia: la expulsión de los judíos de España en base al decreto arriba mencionado. Razones religiosas, probablemente económicas también. Termina toda una época en la historia de los judíos de España, a partir de este acontecimiento tan trágico como traumático. Para los judíos sefaradim en particular. Para toda la judeidad mundial en general.
 
A partir de ese infausto acontecimiento, surge la diáspora sefaradí. Pero aunque tiene relación con lo anterior, ese ya es otro tema. 
 
Transcurrieron los siglos. Recién el 16 de diciembre del año 1968, en ocasión de la consagración de la nueva sinagoga de Madrid, el Ministro de Justicia Antonio Maria de Oriol promulga una orden por la cual se revocaba el edicto de expulsión.
 
Habían pasado 476 años....



 
 
 
 
 
Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York

COMENTARIOS.- Nuestra sección de comentarios está destinada a respuestas significativas y debates de una manera civilizada. Nosotros pedimos que respeten el hecho de que somos un sitio web judío religioso y eviten un lenguaje inapropiado a toda costa.

Si usted promueve alguna religión, dioses o mesías extranjeros, mentiras sobre Israel,  antisemitismo, o aboga por la  violencia, su permiso para comentar puede ser revocado.

 
 

  

La Expulsion Española



Marzo 28, 2016 
La Expulsión Española de 1492
 


"En el mismo mes en que sus Majestades [Fernando e Isabel] expidieron el decreto que todos los Judios deben ser expulsados ​​del reino y sus territorios, en el mismo mes me dieron la orden para llevar a cabo con hombres suficientes mi expedición del descubrimiento de la Indias". Así comienza el diario de Cristóbal Colón.
La expulsión a que Colón se refiere era un evento tan catastrófico que desde entonces, la fecha de 1492 ha sido casi tan importante en la historia judía como en la historia de Estados Unidos. El 30 de julio de ese año, toda la comunidad judía, unas 200.000 personas, fueron expulsadas ​​de España.
 
Cobraron caro y luego los botaron al mar
Decenas de miles de refugiados murieron al tratar de ponerse a salvo. En algunos casos, los capitanes de barcos españoles cobraron sumas exorbitantes a pasajeros judíos, luego los arrojaron por la borda en el medio del océano.
Sacan sus tripas buscando diamantes
En los últimos días antes de la expulsión, los rumores se extienden por toda España que los refugiados que huyen habían tragado oro y diamantes, y muchos Judios fueron acuchillados hasta la muerte por ladrones que esperaban encontrar tesoros en sus estómagos.
 
Fray Tomás de Torquemada, el Inquisidor
La expulsión de los Judios 'había sido el proyecto favorito de la Inquisición española, encabezada por el Padre Tomás de Torquemada. Torquemada creía que mientras los Judios permanecieran en España, influirían en las decenas de miles de judíos convertidos al cristianismo recientes para que siguieran practicando el judaísmo.
Fernando e Isabel rechazaron la demanda de Torquemada que los Judios fueran expulsados hasta enero de 1492, cuando el ejército español derrotó a las fuerzas musulmanas en Granada, restaurando así el conjunto de España al dominio cristiano. Con su proyecto más importante realizado, la unificación del país, el rey y la reina llegaron a la conclusión de que los Judios eran prescindibles.
El 30 de marzo, se emitió el decreto de expulsión, la órden de surtir efecto, precisamente en cuatro meses. El corto espacio de tiempo fue una gran ventaja para el resto de España, ya que los Judios fueron obligados a liquidar sus hogares y negocios a precios irrisorios. A lo largo de esos meses frenéticos, sacerdotes dominicos animaron activamente a los Judios a convertirse al cristianismo y con ello lograr la salvación en este mundo y el siguiente.
 
Rey "sabio" que empobrece su tierra
Los más afortunados de los Judios expulsados ​​lograron escapar a Turquía. El Sultán Bajazet les dio la bienvenida con gusto. "¿Cómo se puede llamar a Fernando de Aragón un rey sabio," él se hizo la pregunta, "el mismo Fernando que empobreció su propia tierra y enriquece nuestra?"
Entre los refugiados más desafortunados fueron los que habían huido a la vecina Portugal. En 1496, el rey Manuel de Portugal llegó a la conclusión de un acuerdo para casarse con Isabel, la hija de los monarcas de España. Como condición para el matrimonio, la familia real española insistió en que Portugal expulsara a los Judios. El Rey Manuel estuvo de acuerdo, aunque se resistía a perder su comunidad judía acomodada y consumada.
 
Solo 8 fueron expulsados, el resto se convirtió
Al final, sólo ocho Judios portugueses fueron expulsados ​​de hecho; decenas de miles de personas fueron convertidas por la fuerza al cristianismo bajo pena de muerte. El rabino jefe, Simon Maimi, fue uno de los que se negaron a convertir. Él fue mantenido enterrado en un hueco con la tierra hasta el cuello durante siete días hasta que murió. En el análisis final, todos estos eventos se llevaron a cabo debido a la implacable voluntad de un hombre, Tomás de Torquemada.
 
Un Jérem informal para vivir en España
Los Judios españoles que terminaron en Turquía, el norte de África, Italia, y en otras partes de Europa y el mundo árabe, eran conocidos como sefardíes - Sefarad es el nombre hebreo de España. Después de la expulsión, los sefardíes impusieron una prohibición informal que prohíbe Judios de volver alguna vez de vivir en España. En concreto debido a que su estancia anterior en ese país había sido tan feliz, los Judios consideraron la expulsión como una traición terrible, y han recordado desde entonces con especial amargura. De las docenas de expulsiones dirigidas contra Judios a lo largo de su historia, la de España sigue siendo la más famosa.

El Decreto de la Alhambra fue anulado oficialmente el 16 de diciembre de 1968, en el Concilio Vaticano II.

Fuentes: José Telushkin. Alfabetización judía. Nueva York: William Morrow and Co., 1991. Reproducido con permiso del autor.


 
 
 
 
 

 Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York